Pera Llimonera consigue el mejor sonido de la Mostra: las risas de treatment erection problem los más pequeños, buy kamagra oral jelly online cervical stretches que tortazo tras  tortazo, no pueden parar de reír.

Tratad de imaginar una clase de una guardería con seis literas y seis bebés durmiendo. Ahora imaginaos que sois electricistas y tenéis que cambiar una bombilla en esta clase, con el riesgo que los pequeños se despierten y empiecen a llorar. Esto es lo que le pasa al protagonista de Plors de cocodril/Lágrimas de cocodrilo, un estreno absoluto en la muestra de teatro:  Mostra d’Igualada.

Si tenéis hijos o alguna vez os  habéis hecho  cargo de un niño pequeño, sabréis la impotencia que se puede llegar a sentir cuando están dormidos y de pronto se despiertan i empiezan a llorar. Si lo habéis vivido, tadalafil pills for sale in uk more hypertrophy reconoceréis que es un gran reto hacer que se tranquilicen y se vuelvan tadalafil 5mg in usa china strengthens its a dormir. Y si sois maestros i maestras en una guardería, seguramente ya estaréis acostumbrados  a esta situación y tal vez  sepáis como resolverla; pero un electricista no.

Este es el caso del protagonista de  Plors de cocodri/Lágrimas de cocodrilol, interpretada por Pere Romagosa. El electricista pretende cambiar una bombilla, cuando de repente uno de los niños rompe a llorar en la oscuridad, y a continuación otro y otro… Así empieza la odisea del operario que conllevará lágrimas, risas y muchas sorpresas.

Se trata de sorpresas que gustan al público: a los más pequeños les hace reír con sus aventuras; a los mayores les recuerda escenas similares. Porque esta obra tiene un punto de cuotidiano  que permite acercar al espectador a la historia e incluso, hacerle descubrir palabras como: ¿Mamá, ahora qué hace? Les pone polvos de talco porque se han hecho real tadalafil 20mg for sale penis a prova d agua caca. ¿Polvos de qué?

 

Una historia con un protagonista torpe que dirige Andreu Martínez y que plasma Romagosa con una buena interpretación. Lo demuestra el hecho que la mayoría de los niños que ven el espectáculo mantienen la espalda unos metros alejada de la silla: están con el cuerpo inclinado hacia delante, pendientes de lo que pasará a continuación, con qué tropezará el electricista o cómo podrá parar los lloros de los bebés. Mientras tanto la compañía Pera Llimonera consigue el mejor sonido de la Mostra d’Igualada: las risas de los más pequeños, que tortazo tras  tortazo, no pueden parar de reír.

 

Clàudia Rius  – EL NÚVOL  –Mostra d’Igualada